lunes, 30 de abril de 2012

El viaje de novios.



Son las 12 y 45 de la mañana. En un modesto piso del centro, una pareja joven acaba de hacer el amor apasionadamente en la pequeña cama de su apartamento.

Ahora, ambos descansan abrazados sobre la almohada, exhaustos por el esfuerzo del clímax. 

- ¿Cariño, tu quieres que nos casemos? 

- No lo sé. 

- ¿Por qué no? 

- Quiero decir... por supuesto que quiero casarme contigo, pero no sé si podremos... 

- A mí me haría mucha ilusión. 

- Yo misma me diseñaré el vestido; será de encaje blanco, con una cola larguísima y un velo transparente, que cubra mi cara. Las flores serán moradas, quiero unos lirios. 

Él se ríe, ya sabe que a ella le encantan los lirios. 

- Y tú llevarás el traje negro, con la corbata del mismo morado de mis flores. 


Por un momento, ella se imaginó lanzando el ramo a sus amigas, y recibiendo una lluvia de arroz infinita. 

- ¿A quien invitarás tú? 

- A mis padres, a mi abuela, mi hermano y su novia... poco más. 

- Yo también invitaré a mi abuela, espero que quiera venir, últimamente no sale de casa. Mi hermana podría llevarnos los anillos, le haría tanta ilusión. 

- Y mi hermano puede ser el padrino, ¿verdad? 

- Sí. Le dijo ella con una amplia sonrisa que iluminaba su rostro, aún más que cuando recibió el orgasmo. 

- ¿Dónde iremos de luna de miel? Preguntó él ilusionado, esperando la respuesta de ella. 

- A Italia, Francia, Grecia, Alemania, Suiza... me da igual, yo solo quiero ver mundo contigo. 

- ¿Qué te parece Venecia? 

- ¿Venecia? No, Venecia no, está llena de agua, yo no quiero agua, solo quiero caminar. 

- Quiero salir del hotel muy temprano, tomar el desayuno en la cafetería más bonita de la ciudad, pasear de noche y de día y ver las grandes catedrales y a las golondrinas anidando en sus portadas, como un relieve más del edificio. 


- También quiero pasear por la playa, y hacer carreras con las olas, para después sumergirme en sal y volver corriendo a la toalla, donde tomaremos el sol hasta que anochezca, para volver al hotel... 

- Y hacerte el amor apasionadamente. Añadió él. 

Ella sonrió y miró la hora. 

- Uff ya es la una de la tarde, deberíamos hacer la comida.

Él se levantó y se puso los pantalones y la misma camiseta que hace no más de hora y media se arrancó y dejó caer bajo la cama. 

Ella le observaba somnolienta, aún desnuda y semi oculta entre las sábanas.

- ¿Vamos a comer? Le preguntó él. 

- Anda, ayúdame a salir de aquí. Dijo ella incorporándose sobre el colchón, aún revuelto y testigo mudo del amor de por las mañanas. 

Entonces él se acercó y la cogió en brazos, como se coge a una virgen recién casada para llevarla a la cama, solo que él la dejó sobre su sillita con ruedas, esas que había de mover para poder andar, y que él un día le pintó de rojo y puso sus iniciales, para que siempre recordara, que fueran a donde fueran, él estaría detrás de la silla, y ella se giraría para ver que no se fuera nunca con una chica de piernas más largas.


10 comentarios:

  1. ¡Impactante, precioso, tierno...! Te felicito, Paloma.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, me animan a seguir escribiendo.
    También me alegro de que resulte impactante, a veces es difícil conseguir ese resultado cuando uno tiene la idea del final en la cabeza mucho antes de escribirlo, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato,muy bien plasmados los pensamientos de la protagonista, una persona luchadora, que aunque tenga una discapacidad que le dificulten sus sueños no abandona y sigue soñando.
    Es una soñadora como tú .
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Un relato muy bonito, el final, como ya se ha dicho, impactante y muy emotivo.
    Si no te importa (seguro que no) voy a compartir tu blog, que se merece que lo lean más personas.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso lo que escribes Paloma! me quedo por aquí disfrutando tu blog.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de que te quedes.
      Muchas gracias, un saludo.

      Eliminar
  6. Me gusta muchísimo como escribes los diálogos. A mi se me dan realmente mal (y aún así pretendo hacer comics). Creo que tiene mucho mérito que consigas que tengan tanta naturalidad. Sigue así, un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Muchos de mis diálogos están inspirados en escenas reales, vividas por mi o por otras personas.
    Pero los diálogos me gustan austeros, sin adornos, para que sean más cercanos y realistas.
    Me alegro de que te guste mi forma de escribir.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Llevaba tiempo sin visitarte, pero siempre merece la pena volver. Veo que sigues fiel a tu estilo, eso es bueno, tienes tu propia identidad como escritora y eso es algo que a muchos les cuesta años encontrar.

    Los dialogos me han gustado, aunque en algún punto les ha faltado un poco de naturalidad. A mi me parecen quizá la parte mas dificil del relato, lograr que no parezcan ni rígidos ni demasiado rebuscados... a veces hay que alejarse un poco de "la expresión correcta" y añadir dejes, que bien utilizados aportan veracidad al diálogo y profundidad al personaje. Pero insisto, a mi me parece lo mas dificil, y yo soy el que menos consejos podría dar sobre el tema.


    Un abrazo, y sigue escribiendo así :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, encantada de que vuelvas a visitarme, en verano dejé de publicar relatos, porque tenía otros proyectos en curso, ¡pero ahora he vuelto!
      Y sí, sigo fiel a mi estilo, aunque no quiero repetirme, pero es inevitable tintar mis nuevos relatos como los antiguos.
      Y sobre los diálogos, debo decir que son literales, siento que a veces hayan parecido poco naturales, pero ya te digo, son de verdad (excepto el triste final).

      Muchas gracias por volver a visitarme, un abrazo :)

      Eliminar